Trastorno de la expresión escrita en cada edad

Trastorno de la expresion escrita a cada edad

¿Nota que su hijo/a tiene dificultades para escribir correctamente? En el Centro psicológico Cecilia Cores le ayudamos a que su hijo supere esta dificultad del aprendizaje y que pueda expresarse correctamente mediante la escritura. En este artículo, le explicamos cada síntoma del trastorno de la expresión escrita en cada edad.

¿Qué es el trastorno de la expresión escrita?

Este tipo de trastorno, también conocido como disgrafía, es el trastorno del aprendizaje relacionado con la escritura. Impide que el niño/a escriba correctamente, acarreando muchas dificultades a la hora de escribir y expresarse por escrito.

Este trastorno del aprendizaje es del tipo cerebral y no tiene nada que ver con que nuestro hijo sea perezoso o desorganizado a la hora de expresarse de forma escrita.

Existen dos tipos de disgrafía:

  • Evolutiva: Se da en personas que aprenden a escribir, niños hasta los 7 años.
  • Adquirida: se da por causas ajenas al aprendizaje. Por ejemplo, como consecuencia de lesiones cerebrales.

Esta dificultad está estrechamente relacionada con la dislexia y el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Existen terapias y ejercicios que pueden ayudar al niño/a a superar esta dificultad del aprendizaje y que pueda expresarse correctamente mediante la escritura.

¿Cómo escribe un niño con disgrafía?

Los textos escritos por un niño con disgrafia tienden a estar mal escritos. Estos textos se presentan con letras mezcladas como mayúsculas en medio de palabras, falta de espacios, sustitución u omisión de letras, etc.

También, estos textos suelen escribirse con muchos errores de ortografía y de espaciados sin sentido entre palabras y letras.

A continuación, veremos qué dificultades se presentan en cada etapa del desarrollo de los niños.

Trastorno de expresión escrita en preescolar

Algunas de las dificultades que pueden presentar los niños con edades comprendidas entre los 2 y 5 años son las siguientes:

  • Dificultad para etiquetar imágenes con pocas palabras.
  • A menudo escriben frases difíciles de entender.
  • A veces se confunden sobre las diferencias entre historias, opiniones y escritos informativos.
  • Dificultad para poder escribir sobre una experiencia personal.

Trastorno de expresión escrita en primaria

  • Siguen escribiendo sólo oraciones simples, en lugar de utilizar una variedad de oraciones para expresar sus ideas con claridad.
  • Escriben sin ninguna planificación y revisan poco.
  • Tienen problemas con la organización y el contenido de las diferentes formas de escritura, como las narraciones y las opiniones.

Trastorno de expresión escrita en secundaria

  • Intentan escribir frases más largas y complejas que acaban siendo confusas.
  • Se le ocurren algunas ideas cuando se le pide que planifique, pero no hacen ni siguen un plan organizado.
  • Les cuesta encontrar los puntos débiles de la escritura y revisar el contenido y la forma de organizarlo.
  • Cuando utilizan fuentes en la escritura, les cuesta explicar las ideas de las fuentes e integrar las ideas de múltiples fuentes.
  • Escriben trabajos en los que faltan datos y detalles.

Trastorno de expresión escrita en edad adulta

  • Se cometen errores gramaticales básicos, como la omisión de verbos o la concordancia incorrecta entre sustantivos y verbos.
  • Prefieren dar instrucciones orales en lugar de escritas.
  • Utilizan las mismas palabras una y otra vez.
  • Utilizan mal las palabras o las utilizan con un significado erróneo.
  • Escriben frases incoherentes y repiten ideas.

Tener problemas con estas habilidades puede ser muy frustrante. Pero hay cosas que pueden ayudar a facilitar la escritura. Los niños y los jóvenes pueden utilizar tecnología de ayuda a la escritura, como por ejemplo, los organizadores gráficos. Y los adultos, pueden obtener adaptaciones en el trabajo.

¿Qué consecuencias emocionales provocan este tipo de trastorno?

Además de los síntomas propios de la disgrafía y asociados a la escritura, existen una serie de consecuencias emocionales que debemos evitar.

Generalmente se puede etiquetar al niño con disgrafía como desordenado, descuidado o incluso vago. Estas calificaciones solo harán que problema se agrave, ya que el niño se sentirá frustrado y confundido.

Que sufra este trastorno, como hemos comentado anteriormente, no tiene nada que ver con ser descuidado o desordenado. Por tanto etiquetarlo erróneamente es una forma de hacer que el problema vaya a más y le pueda llevar a sentir una gran ansiedad o frustración.

¿Cómo corregir los trastornos de expresión escrita?

La disgrafía se puede tratar desde la psicología y la psicopedagogía.

A pesar de las consecuencias de este trastorno, con una detección temprana y la adecuada intervención de profesionales, familia y docentes, los niños con este problema suelen superarlo de una manera progresiva, llegando a conseguir una escritura totalmente normal.

En el Centro psicológico Cecilia Cores contamos con especialistas para realizar evaluaciones psicopedagógicas y determinar cuál es la mejor manera de actuar, dependiendo en qué edad se encuentre el niño/a.

Lo mejor es establecer un plan personalizado con un profesional. ya que suele acompañarse de otros trastornos como la dislexia o el TDAH, que también se deben tratar.

Si cree que su hijo/a puede estar desarrollando un problema del aprendizaje, no dude en contactarnos.

Compartir publicación

Solicitar cita o más información